Las 9 recomendaciones de los profesionales para los adoptantes

Adoptar es algo muy beneficioso, que aporta beneficios tanto para el adoptante como para el adoptando. Pero no todo es un camino de rosas, ni antes ni durante el proceso. En este artículo, ponemos el foco en el durante.

Si quieres descubrir una serie de recomendaciones que dan los profesionales a los adoptantes, basándose en testimonios de hijos adoptivos, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos.

Trata a todos los niños del hogar por igual
Este consejo solo se aplica a los padres que tienen más de un hijo. Y es que, por ejemplo, el niño más pequeño puede sentir que un hermano mayor tiene más libertad. Esto es como debería ser, pero deberás explicar la razón detrás de esa y otras decisiones.

Del mismo modo, no es lo adecuado tener un trato diferente con cada niño en función de su personalidad o de su género. También hay que tener cuidado con los hijos mayores, ya que pueden sentir mucha presión por tener que dar siempre el ejemplo.

Es común que los hijos biológicos de los padres adoptivos sean tratados mejor que los hijos adoptivos, pero esto no es en absoluto lo ideal. Por eso, recalcamos la idea de que todos los niños del hogar han de ser tratados por igual.

Escucha la opinión del hijo adoptivo
Hay que escuchar la opinión de los hijos en general, pero sobre la adopción en particular. No siempre se sabe cuándo hablar sobre este tema, incluso si se puede o no mencionar. Quizás lo ideal es tratarlo con naturalidad, pero depende del caso, de los padres, los hijos… Se puede ir tanteando el terreno.

También hay que darles más oportunidades para expresar sus opiniones, inquietudes, miedos, acuerdos y desacuerdos. Es decir, no esperar a que los hijos acudan a los padres, ya que esto puede causar mucha impresión.

Para hacer esto correctamente, empatiza con el niño, observando la situación desde su perspectiva, teniendo en cuenta sus circunstancias.

Busca la mejor forma de decirle que es adoptado
Asegúrate de que tanto tú, como padre o madre, como tu hijo, estéis en la misma página. Lo que se puede hacer es compartir la noticia cuando el niño es más pequeño, y ampliar la información a medida que va creciendo y la edad le permite procesar todo.

Eso sí, evita a toda costa los malentendidos, las grandes sorpresas o que se entere por otro lado.

Prepárate para su posible reacción a las grandes noticias que tienen que ver con él, sus padres biológicos o la adopción
Si, tras compartir información acerca de la adopción o sus padres biológicos, la reacción es de enfado, tristeza o confusión, es completamente normal. Al fin y al cabo, no es algo sencillo de procesar. Eso sí, no quiere decir que no quieran o que no deban conocer toda esa información.


No tengas las expectativas por las nubes
Adoptar es, en definitiva, tener un hijo. Y todos sabemos que eso no es tan fácil como lo pintan. Por eso, ten en mente que nadie es perfecto, asume que puede haber enfados irracionales, berrinches incontrolables… Y que esto no tiene nada que ver con que el hijo sea adoptado. Puede aparecer un comportamiento desafiante, miedos, agobios…

No lo compares con sus amigos o los hijos de tus amigos
Comparar a cualquier niño con sus amigos, o con los hijos de los amigos de los padres, puede generar estrés y acarrear problemas a corto, medio y largo plazo, tanto en uno mismo y su autoestima como en la relación con su familia y entorno. Esto, indiferentemente de que la comparación sea “positiva” o no.

Una comparación negativa no tiene en cuenta los antecedentes del niño o su situación, y estos pueden sentir que no son suficientemente buenos o que deberían esforzarse más. Además, cuando un niño es comparado con otro, puede sentir que no es comprendido.

De todas maneras, esta recomendación va más allá del hogar, ya que puede extrapolarse a profesores y compañeros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba